Historia del Caballo.

Durante milenios, el caballo no fue más que una pieza de caza para servir de alimento al hombre
prehistórico. Su velocidad de galope no permitía abatirle fácilmente con los medios rudimentarios
de entonces.
Pero más tarde la astucia y las emboscadas preparadas por el hombre permitieron
hacerse de las manadas de caballos que caían bajo los certeros golpes de los
cazadores. Después sobrevino un período de calma, porque el hombre nómada
se volvió sedentario, pastor y agricultor, y el caballo, más libre, sufrió una
transformación, y por razones inexplicables las manadas disminuyeron, aunque
las condiciones de vida debían haber mejorado.

En la edad de bronce el hombre se percató de que el caballo podría convertirse en un elemento utilitario
y no sólo como alimento. El caballo empezó a emplearse como elemento de trabajo. En la historia de la
humanidad, el caballo se convirtió en pieza vital de una nueva era. Según todos los indicios, el caballo
no tuvo su origen en Europa, sino que fue importado de alguna apartada región oriental para su utilización
doméstica.

Todo apunta a que fue el autor ateniense Jenofonte, nacido en el año 440. A.C. en el seno de una familia
aristocrática y alumno predilecto de Sócrates quien escribió la primera manifestación sobre el
"arte ecuestre". No solo escribió acerca del caballo, sino que extendió su estudio al jinete, a la caballería
y al mando de la misma en su acción colectiva.

Es importante hacer notar que la caballería era el cuerpo militar predominante en los ejércitos persas
y griegos, e incluso entre las hordas bárbaras anteriores a nuestra era. Todavía se montaba a pelo, pero
ya se jugaba al Polo en Persia. En esta época aparece el primer caballo famoso en la historia :
"Bucéfalo" el caballo de Alejandro Magno, cazado y domado por él. A lomos de este caballo Alejandro
Magno conquistó países colindantes con el mar Mediterráneo, el mar Negro y el Golfo Pérsico, llegando
desde Grecia hasta la India. Siempre a caballo.
Además del Polo, el deporte hípico se manifestó en forma de pugnas de carros de dos
o cuatro caballos, "bigas" o "cuádrigas" respectivamente, con lo que se iniciaron ya
competiciones con reglamentos y espíritu deportivo.

Más tarde, durante la dominación bizantina, Constantino consiguió poner en marcha un ejército de
caballería de aproximadamente 150.000 hombres perfectamente montados, y fue entonces, cuando
apareció la silla con estribos y el hierro de la herradura sustituyó a la defensa de cuero o hiposándalo.

Es la época de los mercaderes de caballos que vendían ejemplares procedentes de los países bárbaros
del Norte de Oriente y, también de Arabia. Finalmente, llegó la invasión de los bárbaros de Atila.

Los hunos llegaron a Roma desde las orillas del mar Caspio, y los árabes llegarían a las puertas de
Poitiers en el año 732. Sin embargo, mucho antes, y también atravesando la península Ibérica hasta
llegar a Francia los cartagineses de Asdrubal pasaron por España, camino de Italia, con veinte mil
caballos Libios, la raza más estimada en aquellos tiempos en que el material equino era de una utilidad
indiscutible y se le exigían características determinadas y especiales.

A la muerte de Asdrubal, su cuñado Aníbal sacó de España con objeto de vencer a los romanos, doce
mil caballos con hombres y pertrechos. Esta caballería se acreditó en sus marchas a través de los
Pirineos y los Alpes, y esta vez los ejemplares eran peninsulares. Gracias a ella Aníbal se apuntó las
resonantes victorias en Tessino, Trebia, Cannas y Trasimeno. La dominación cartaginesa hizo mucho en
favor de la calidad del caballo netamente español al introducir la sangre de los excelentes corceles
libaneses y berberiscos.

Pasamos a la Edad Media. La caballería Española, que estaba considerada como "Escuela de
Caballeros" los hijos de los grandes señores o caballeros de alcurnia pasaban su infancia y adolescencia
sometidos a una estrecha vigilancia y una constante preparación. Primero bajo la tutela materna y luego
bajo la de un preceptor, y cuando apenas tenían diez años eran enviados a los castillos de otros señores
a los que servían directamente y de ellos aprendían el arte de ser caballeros. Empezaban por llevar las
armas y los escudos, y de ahí el nombre de "escuderos" que se les daba. En los castillos recibían
además instrucción literaria y musical, y aprendían idiomas. Se forjaban pues, hombres y caballeros
aptos para la guerra y también para la vida palaciega y social de la época.

Cuando Urbano II fué nombrado Papa de la cristiandad, se convocó el Concilio de Clermont.
El Papa tenía la idea de unir a toda la cristiandad y para ello utilizó recursos tales como hacer predicar
a Pedro el Ermitaño, recién llegado de la Tierra Santa ocupada por los Turcos. Al grito de
"¡Dios lo quiere!" Francia dió el primer paso en la unificación de los pueblos cristianos al movilizar un
ejército conjunto a base de caballería, que debía rescatar del turco las tierras palestinas.

Las Cruzadas duraron tres siglos, con suerte diversa, pero movilizaron a la caballería de todos los países
europeos, y muy especialmente a las de occidente. Ello obligó a la repoblación equina y para ello se
procuró por todos los medios traer sementales de oriente, lo que sirvió para mejorar sin cesar las
especies particularmente en Francia, en Italia y en Alemania, porque aunque los
caballeros de la época
necesitaban para la guerra caballos pesados y potentes, también gustaban de utilizar caballos elegantes
ligeros y rápidos para la caza, los torneos, las justas y los juegos, así como para el tiro de vehículos
de viaje.

Entre batalla y batalla, o en épocas de paz se generalizó el empleo del corcel en torneos y juegos a
caballos, como una preparación para el tiempo de guerra. Con el tiempo, estos entrenamientos para la
guerra habrían de convertirse en el deporte hípico.

Historia I Torneos I Escuelas